Tecnología de virtualización innovadora

No se necesita un software de virtualización complementario

La supremacía de que disfruta la plataforma de virtualización KVM consiste en la compilación como parte indivisible del sistema operacional del host, eliminando la necesidad de cualquier nivel de virtualización adicional. Esto significa que ya no se tiene que buscar un programa informático adicional que sirva de puente entre el host y el guest. De esta manera la capa de virtualización deja de ser el punto único de error. El resultado final consta de Servidores Privados Virtuales KVM más rápidos y más estables si se comparan con otros Servidores VPS.
Tecnología de virtualización innovadora

Mejor utilización de los recursos

Aplicación conveniente de los recursos de servidor

Generalmente las máquinas guest requieren una capa adicional que establezcan la conexión entre ellas y el servidor físico que se haga cargo de la administración de recursos. Esta situación da lugar a una disponibilidad de recursos demasiado reducida a los sistemas operativos huéspedes. Con los KVM VPS, esta capa adicional se suprime, puesto que el la secuencia de procedimientos de virtualización está siendo preparada en el interior del sistema operativo del anfitrión. Así, el conjunto de recursos ofrecidos por el anfitrión pueden ser aprovechados por los Servidores Privados Virtuales instalados. La disponibilidad de recursos le facilita la ventaja adicional que se necesita si quiere que sus sitios web y aplicativos se distingan de la competencia.
Mejor utilización de los recursos

Un máximo grado de control cuando se trata del sistema operativo

Una completa libertad para subir el sistema operacional que le guste

Lo que normalmente se interpreta como un punto débil de los Servidores Privados Virtuales, vs. los servidores reservados, suele ser el sistema operativo en sí – generalmente usted está limitado a la lista de SOs permitidas por el proveedor. Cuando dispone de un VPS KVM, a cambio, ya tiene la oportunidad – instalar prácticamente cualquier sistema operativo compatible con las características del servidor o la configuración de hardware del servidor principal. Un efecto oportuno que se ha conseguido gracias al método único de virtualización KVM. KVM es un instrumento integrado en el sistema operativo del servidor, con lo que queda garantizada la comunicación directa de las máquinas virtuales con el servidor físico, descartando la necesidad de facilitar más un nivel de comunicación, fácil de encontrar en una gran parte del resto de soluciones de virtualización.
Un máximo grado de control cuando se trata del sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL